¿Olvido su contraseña? Registrarse

Menu

La dosificación sugerida más adelante corresponde tan sólo a porcentajes, se deberá obtener la dosis adecuada según la respuesta del paciente. Esto a menudo implica una alta dosificación en la fase aguda y una reducción gradual en la fase de ...

La dosificación sugerida más adelante corresponde tan sólo a porcentajes, se deberá obtener la dosis adecuada según la respuesta del paciente. Esto a menudo implica una alta dosificación en la fase aguda y una reducción gradual en la fase de mantenimiento, para llegar a obtener la dosis mínima efectiva. Dosis altas se administrarán a pacientes que responden pobremente a una dosificación baja. Adultos: Como agente neuroléptico • Fase aguda: Episodios agudos de esquizofrenia, delirium tremens, paranoia, confusión aguda, síndrome de Korsakoff, paranoia aguda. 10 -20 mg vía oral, a ser repetido cada hora hasta que se obtenga suficiente control de la sintomatología, hasta un máximo de 60 mg/día. • Fase crónica: Esquizofrenia crónica, alcoholismo crónico, desórdenes crónicos de la personalidad. 1-3 mg vía oral, TID, puede incrementarse a 10-20 mg TID, dependiendo de la respuesta. Como agente para el tratamiento de agitación psicomotora • Fase aguda: manía, demencia, alcoholismo, trastornos de la personalidad, trastornos de la conducta y del carácter, singulto, movimientos coreicos, tics, tartamudeo. De 5 a 10 mg por vía intramuscular • Fase crónica: 0.5-1 mg TID oralmente, puede incrementarse a 2-3 mg TID, si se requiere, para obtener respuesta. Como adyuvante en el tratamiento del dolor crónico 0.5-1 mg TID oralmente, puede ajustarse de ser necesario. En pacientes ancianos: El tratamiento debe iniciarse con la mitad de la dosis establecida para los adultos y de ser necesario, ajustar la dosis de acuerdo con los resultados. En niños: 0,1 mg por cada 3 kilos TID por vía oral; puede ajustarse la dosis de ser necesario.

Agregar a interacciones medicamentosas

Rubros de la IPPA

COMPOSICIÓN: HALDOL. TABLETAS de 5 mg; SOLUCIÓN oral de 2 mg/ml o 0.1 mg por gota.

INDICACIONES

Como agente neuroléptico en:

• Ilusiones y alucinaciones en:

- Esquizofrenia aguda y crónica

- Paranoia

- Estado confusional agudo, alcoholismo (síndrome de Korsakoff)

• Ilusiones hipocondríacas

• Desórdenes de la personalidad: Paranoide, esquizoide, esquizotipo, antisocial, algunas personalidades “limítrofes” y otras.

Como agente contra la agitación psicomotora en:

• Manía, demencia, retardo mental, alcoholismo.

• Desórdenes de la personalidad: compulsiva, paranoide, histriónica y otras.

• Agitación, agresividad e impulsos de desvarío en ancianos.

• Desórdenes del comportamiento y carácter en niños.

• Movimientos coreicos.

• Hipo.

• Tics, tartamudeo.

Como adyuvante en el tratamiento del dolor crónico: En base de su actividad límbica, HALDOL a menudo permite que la dosis del analgésico (usualmente un morfinomimético) sea reducida.

Como antiemético en: Náusea y vómito de variado origen. HALDOL es la droga de preferencia si las medicinas clásicas para la náusea y el vómito son insuficientemente activas.

PROPIEDADES: Farmacodinamia: HALDOL es un neuroléptico que pertenece al grupo químico de las butirofenonas. Es un potente antagonista central de los receptores dopaminérgicos y, por tanto, se lo clasifica dentro de los neurolépticos mayores. HALDOL no tiene acción antihistamínica ni anticolinérgica. Como consecuencia directa de su efecto bloqueante dopaminérgico central, tiene una actividad incisiva en las alucinaciones y en las ilusiones (probablemente debido a una interacción en los tejidos mesocortical y límbico) y una actividad en los ganglios basales (fascículo nigro-estriado). HALDOL causa sedación psicomotora eficiente, lo que explica su efecto benéfico en la manía y otros síndromes de agitación (ver Indicaciones). En base a su actividad límbica, ejerce una actividad neuroléptica sedante y ha mostrado ser útil como adyuvante en el tratamiento del dolor crónico. La actividad sobre los ganglios basales incrementa los efectos colaterales motores extrapiramidales (distonía, acatisia y parkinsonismo). Los efectos antidopaminérgicos periféricos explican su actividad contra la náusea y el vómito (vía zona gatillo-quimiorreceptora), la relajación de los esfínteres gastrointestinales y el incremento en la secreción de prolactina (a través de la inhibición del factor inhibidor de prolactina, FIP, a nivel de la adenohipófisis).

Farmacocinética: Los niveles plasmáticos pico de HALDOL ocurren entre dos y seis horas de la dosificación oral. Luego de la administración oral, la biodisponibilidad de la droga es del 60-70%. La vida media plasmática (eliminación terminal) es de 24 horas (rango: 12-38) luego de la administración oral. Se ha sugerido que el rango de concentración plasmática de HALDOL de 4 µg/l a un límite superior de 20 a 25 µg/l, es requerida para una respuesta terapéutica. HALDOL atraviesa la barrera hematoencefálica fácilmente. La unión plasmática proteica es del 92%. La excreción se da en las heces (60%) y en la orina (40%). Alrededor del 1% de la droga se elimina sin cambios por la orina. El volumen de distribución en el estado estable es amplio (7.9 ± 2.5 l/kg).

Existe una variabilidad, interindividual amplia, pero pequeña intraindividual, en las concentraciones plasmáticas de la droga y en la mayoría de los parámetros farmacocinéticos. Como con muchas otras drogas, que son metabolizadas en el hígado, esta variabilidad puede ser parcialmente explicada por la actividad de la vía metabólica reversible de oxidación/reducción en el hígado. Otras vías metabólicas incluyen de-alquilación N-oxidativa y glucuronoconjugación. Los metabolitos pierden su actividad neuroléptica.

CONTRAINDICACIONES: Estado de coma; depresión del SNC debido al alcohol o a medicamentos sedantes; enfermedad de Parkinson; hipersensibilidad conocida al HALDOL; lesiones de los ganglios basales.

USO DURANTE EL EMBARAZO Y EL PERIODO DE LACTANCIA: En grandes estudios poblacionales, HALDOL no ha demostrado incremento significativo en las anomalías fetales.

Se han descrito casos aislados de defectos de nacimiento después de la exposición del feto a HALDOL en combinación con otras drogas. HALDOL deberá ser utilizado durante el embarazo, sólo si el beneficio justifica el potencial riesgo del feto.

HALDOL se excreta por la leche materna. Si el uso de HALDOL se considera imprescindible, los beneficios de la lactancia materna deberán sopesarse frente a sus riesgos potenciales.

Se han observado síntomas extrapiramidales en infantes alimentados con el seno de madres tratadas con HALDOL.

Efectos sobre la aptitud para conducir y manejar máquinas: Sobre todo a dosis elevadas y en la fase inicial del tratamiento puede darse un cierto grado de sedación o una disminución de la agudeza mental, efectos que pueden acentuarse bajo la influencia del alcohol. Se le recomendará al paciente que no conduzca ni maneje máquinas durante el tratamiento hasta que no se conozca su propensión a dichos efectos.

REACCIONES ADVERSAS

Datos post-comercialización

En la tabla 1 se incluyen los primeros acontecimientos adversos identificados como ADR durante la experiencia tras la comercialización con haloperidol. La revisión tras la comercialización se realizó en base a todos los casos donde se utilizó haloperidol de fracción activa (tanto Haldol como Haldol Decanoato). En la tabla se proporcionan las frecuencias según la siguiente convención:

Muy frecuente: ³1/10

Frecuente: ³1/100 a <1/10

Poco frecuente: ³1/1000 a <1/100

Raro: ³1/10000 a <1/1000

Muy raro: <1/10000, incluidos casos aislados

En la tabla 4 se presentan las ADR por categoría de frecuencia basada en porcentajes de observación espontánea.

Tabla 1: Reacciones adversas a fármacos identificadas durante la experiencia tras la comercialización con haloperidol (oral, solución o decanoato) por categoría de frecuencia estimada de porcentajes de observación espontánea

Trastornos de la sangre y del sistema linfático

Muy raro

Agranulocitosis, pancitopenia, trombocitopenia, leucopenia, neutropenia

Trastornos del sistema inmunológico

Muy raro

Reacción anafiláctica, hipersensibilidad

Trastornos endocrinos

Muy raro

Secreción inadecuada de hormona antidiurética

Trastornos nutricionales y metabólicos

Muy raro

Hipoglucemia

Trastornos psiquiátricos

Muy raro

Trastorno psicótico, agitación, estado confusional, depresión, insomnio

Trastornos del sistema nervioso

Muy raro

Convulsión, cefalea

Trastornos cardiacos

Muy raro

Torsade de pointes, fibrilación ventricular, taquicardia ventricular, extrasístoles

Trastornos respiratorios, torácicos y mediastínicos

Muy raro

Broncoespasmo, laringoespasmo, edema laringeo, disnea

Trastornos gastrointestinales

Muy raro

Vómitos, náuseas

Trastornos hepatobiliares

Muy raro

Insuficiencia hepática aguda, hepatitis, colestasis, ictericia, pruebas de función hepática anormales

Trastornos de la piel y del tejido subcutáneo

Muy raro

Vasculitis Leucocitoclástica, dermatitis exfoliativa, urticaria, reacción de fotosensibilidad, erupción, prurito, hiperhidrosis

Trastornos renales y urinarios

Muy raro

Retención urinaria

Trastornos en el Embarazo, Puerperio y Perinatales

Muy poco frecuentes

Síndrome neonatal de abstinencia a la droga

Trastornos del aparato reproductor y de la mama

Muy raro

Priapismo, Ginecomastia

Trastornos generales y alteraciones en el lugar de administración

Muy raro

Muerte súbita, edema de cara, edema, hipotermia, hipertermia

Investigaciones

Muy raro

Intervalo QT del electrocardiograma prolongado, disminución de peso

INTERACCIONES: Al igual que con otros antipsicóticos, se recomienda precaución a la hora de prescribir haloperidol junto con medicamentos que prolongan el intervalo QT. El haloperidol se metaboliza por distintas rutas, como la glucuronidación y el sistema enzimático del citocromo P450 (en particular las isoenzimas CYP 3A4 o CYP 2D6). La inhibición de estas rutas metabólicas por efecto de otro fármaco o una disminución en la actividad de la isoenzima CYP 2D6 pueden causar un aumento de las concentraciones de haloperidol y un mayor riesgo de acontecimientos adversos, como la prolongación del intervalo QT. En estudios farmacocinéticos se ha observado un aumento leve o moderado de las concentraciones de haloperidol cuando éste se administra conjuntamente con otros fármacos caracterizados como sustratos o inhibidores de las isoenzimas CYP 3A4 ó CYP 2D6, como itraconazol, nefazodona, buspirona, venlafaxina, alprazolam, fluvoxamina, quinidina, fluoxetina, sertralina, clorpromazina y prometazina. Una disminución en la actividad de la isoenzima CYP2D6 puede aumentar las concentraciones de haloperidol. Se han observado incrementos de QTc cuando haloperidol se administra en combinación con los inhibidores metabólicos ketoconazol (400 mg/día) o paroxetina (20 mg/día). Puede que sea necesario reducir la dosis de haloperidol. Se recomienda cautela cuando se utilice en combinación con medicamentos que alteran el equilibrio de electrolitos.

Efecto de otros medicamentos en el haloperidol: Si se añaden al tratamiento con Haldol fármacos inductores de enzimas, como carbamazepina, fenobarbital o rifampicina, de forma prolongada, los niveles plasmáticos de haloperidol disminuyen de forma significativa. Por consiguiente, se debe ajustar la dosis de Haldol o el intervalo de dosis durante un tratamiento combinado, cuando sea necesario. Una vez suspendidos estos fármacos, puede que sea necesario reducir la dosis de Haldol. El valproato sódico, un medicamento que inhibe la glucuronidación, no afecta a las concentraciones plasmáticas de haloperidol.

Efecto del haloperidol en otros medicamentos: Al igual que todos los neurolépticos, Haldol puede aumentar la depresión del sistema nervioso central provocada por otros fármacos depresores del SNC, como alcohol, hipnóticos, sedativos o analgésicos fuertes. Asimismo, se ha descrito una intensificación de su efecto sobre el SNC cuando se combina con metildopa. Haldol puede neutralizar la acción de la adrenalina y otros agentes simpatomiméticos y contrarrestar el efecto hipotensor de los agentes bloqueantes adrenérgicos como la guanetidina. Haldol puede menoscabar los efectos antiparkinsonianos de la levodopa. El haloperidol es un inhibidor de la isoenzima CYP 2D6. Haldol inhibe la metabolización de los antidepresivos tricíclicos, aumentando así las concentraciones plasmáticas de estos medicamentos.

Otras formas de interacción: Raramente, se han observado los síntomas siguientes durante el tratamiento concomitante con litio y haloperidol: encefalopatía, síntomas extrapiramidales, discinesia tardía, síndrome neuroléptico maligno, lesiones del tronco cerebral, síndrome cerebral agudo y coma. La mayoría de estos síntomas son reversibles, pero se desconoce si se trata de una entidad clínica aparte. Sea como fuere, se recomienda suspender inmediatamente el tratamiento simultáneo con litio y Haldol si el paciente presenta estos síntomas. Se ha descrito efecto antagónico con el anticoagulante fenindiona.

ADVERTENCIAS Y PRECAUCIONES: Se han descrito casos raros de muerte súbita en enfermos psiquiátricos tratados con fármacos antipsicóticos, entre ellos Haldol. Los pacientes ancianos con psicosis relacionada con demencia tratada con fármacos antipsicóticos presentan un mayor riesgo de muerte. Los análisis de diecisiete ensayos controlados mediante placebo (duración modal de 10 semanas), principalmente en pacientes que tomaban fármacos antipsicóticos atípicos, revelaron un riesgo de muerte en pacientes tratados con el medicamento de 1,6 a 1,7 veces superior al riesgo de muerte en pacientes tratados con placebo. Durante el transcurso de un ensayo típico controlado de 10 semanas de duración, la incidencia de mortalidad en pacientes tratados con el medicamento fue de un 4,5% frente al 2,6% en el grupo placebo. Aunque los pacientes fallecieron debido a diferentes causas, la mayoría de las muertes resultaron ser de naturaleza cardiovascular (por ejemplo, insuficiencia cardiaca, muerte súbita) o infecciosa (por ejemplo, neumonía). Estudios observacionales sugieren que, al igual que sucede con los fármacos antipsicóticos atípicos, el tratamiento con fármacos antipsicóticos convencionales puede aumentar la incidencia de mortalidad. El grado en que se puede atribuir a los fármacos antipsicóticos el aumento de mortalidad concluido en los estudios observacionales en contraposición con algunas características de los pacientes, no está claro.

Efectos cardiovasculares: Se han registrado algunos casos aislados de prolongación del intervalo QT y/o arritmias ventriculares con haloperidol, así como algunos casos raros de muerte súbita. Pueden darse con mayor frecuencia cuando la dosis es elevada y en pacientes propensos. Al observarse una prolongación del QT durante el tratamiento con Haldol , se recomienda prudencia en pacientes con estados asociados a una prolongación del intervalo QT (síndrome del intervalo QT, hipocalemia, alteración del equilibrio de electrolitos, fármacos que prolongan el intervalo QT, enfermedades cardiovasculares, antecedentes familiares de prolongación del intervalo QT), especialmente si el haloperidol se administra por vía parenteral (consulte Interacciones con otros medicamentos y otras formas de interacción). Las dosis elevadas (consulte Efectos secundarios y Sobredosis) o la administración parenteral, en particular por vía intravenosa, pueden aumentar el riesgo de aparición de prolongación del QT y/o arritmias ventriculares. Cuando el haloperidol se administre por vía intravenosa, debería realizarse una continua monitorización mediante ECG, debido a la posible aparición de prolongación del intervalo QT y de disrritmias cardiacas severas. También se han registrado casos de taquicardia e hipotensión en pacientes ocasionales.

Síndrome neuroléptico maligno: Al igual que ocurre con otros antipsicóticos, Haldol se ha relacionado con el síndrome neuroléptico maligno: una respuesta idiosincrásica rara caracterizada por hipertermia, rigidez muscular generalizada, inestabilidad autónoma y alteración de la consciencia. La hipertermia constituye a menudo el signo inicial de este síndrome. Se suspenderá inmediatamente el tratamiento antipsicótico y se establecerá una terapia de apoyo apropiada y una cuidadosa observación.

Discinesia tardía: Como ocurre con todos los antipsicóticos, se puede presentar una discinesia tardía en algunos pacientes sometidos a un tratamiento prolongado o después de interrumpirlo. El síndrome se caracteriza principalmente por movimientos rítmicos involuntarios de la lengua, el rostro, la boca o las mandíbulas. En algunos pacientes, estas manifestaciones pueden ser de carácter permanente. El síndrome podría enmascararse al reanudar el tratamiento, al aumentar la dosis o al administrar un antipsicótico diferente. El tratamiento debe interrumpirse lo antes posible.

Síntomas extrapiramidales: Como sucede con todos los neurolépticos, pueden aparecer síntomas extrapiramidales de tipo temblor, rigidez, hipersalivación, bradicinesia, acatisia y distonía aguda.

En estos casos, se pueden prescribir fármacos antiparkinsonianos con actividad anticolinérgica, según sea necesario, pero nunca de modo preventivo. Si se requiere simultáneamente medicación antiparkinsoniana, puede que sea necesario prolongarla una vez retirado Haldol si su excreción fuera más rápida que la de Haldol, con el fin de evitar la aparición o la agravación de síntomas extrapiramidales. El médico deberá tener presente el posible aumento de la presión intraocular cuando administre anticolinérgicos, incluyendo agentes antiparkinsonianos, en combinación con Haldol

Crisis/convulsiones: Se ha señalado que Haldol puede desencadenar ataques. Asimismo, se recomienda cautela en los pacientes con epilepsia u otras enfermedades que predisponen a las crisis convulsivas (por ejemplo, abstinencia de alcohol y lesiones cerebrales).

Problemas hepatobiliares: Como Haldol se metaboliza en el hígado, se recomienda precaución en pacientes con hepatopatías. Se conocen casos aislados de anomalías de la función hepática o hepatitis, habitualmente colestásica.

Problemas del sistema endocrino: La tiroxina puede potenciar la toxicidad de Haldol. El tratamiento antipsicótico debe usarse con el máximo cuidado en pacientes con hipertiroidismo y siempre deberá ir acompañado de un tratamiento para mantener una adecuada función tiroidea. Los efectos hormonales de los fármacos neurolépticos antipsicóticos incluyen la hiperprolactinemia, que a su vez puede producir galactorrea, ginecomastia y oligorrea o amenorrea. Se han registrado casos aislados de hipoglucemia y del síndrome de secreción inapropiada de ADH.

Tromboembolismo venoso: Casos de tromboembolismo venoso (TEV) han sido reportados con fármacos antipsicóticos. Debido a que los pacientes tratados con antipsicóticos presentan frecuentemente factores de riesgo adquiridos para (TEV), todos los factores de riesgo para (TEV) deben ser identificados antes y durante el tratamiento con HALDOL y acciones preventivas deben ser tomadas.

Consideraciones adicionales: En casos de esquizofrenia, la respuesta al tratamiento con antipsicóticos puede ser lenta. Así mismo, al suspender su administración, es posible que los síntomas no vuelvan a manifestarse hasta pasadas varias semanas o meses. Tras la suspensión repentina de dosis altas de antipsicóticos, se han descrito muy raras veces síntomas de abstinencia como náuseas, vómitos e insomnio. Asimismo, pueden darse recidivas, y se recomienda una suspensión gradual. Al igual que con todos los agentes antipsicóticos, cuando predomina la depresión no debe usarse únicamente Haldol. Se puede combinar con antidepresivos para tratar los casos en que coexistan la depresión y la psicosis.

SOBREDOSIS: Sintomatología: Se manifiesta por una exageración de los efectos farmacológicos conocidos y de los efectos adversos. Los síntomas más destacados son: reacciones extrapiramidales severas, hipotensión, sedación. La reacción extrapiramidal se manifiesta por la rigidez muscular y un temblor generalizado o localizado. También puede producirse hipertensión en lugar de hipotensión.

En casos extremos, el paciente puede presentar un estado comatoso con depresión respiratoria e hipotensión que puede ser tan grave como para producir un estado parecido al de shock. Se tendrá en cuenta el riesgo de arritmias ventriculares, posiblemente asociadas con una prolongación de QT.

Tratamiento: No existe antídoto específico. El tratamiento es de apoyo pero se recomienda lavado de estómago o inducción de vómito (a no ser que el paciente esté aturdido, comatoso o en estado convulsivo), seguido de la administración de carbón activado.

En los pacientes comatosos se establecerá una vía respiratoria utilizando un método de apoyo orofaríngeo o un tubo endotraqueal. La depresión respiratoria puede requerir respiración artificial.

El ECG y los signos vitales se monitorizarán permanentemente hasta que el ECG sea normal. Las arritmias severas se tratarán con medidas antiarrítmicas adecuadas.

La hipotensión y el colapso circulatorio se pueden contrarrestar usando líquidos intravenosos, plasma o albúmina concentrada y agentes vasoconstrictores como la dopamina o la noradrenalina. No se usará adrenalina, ya que en combinación con HALDOL podría causar hipotensión profunda.

En caso de reacciones graves de tipo extrapiramidal se administrará medicación antiparkinsoniana (mesilato de benzatropina 1 ó 2 mg IM o IV) por vía parenteral.

PRESENTACIONES: Cada Tableta contiene 5 mg de HALDOL, caja por 20. Frasco gotero de 15 ml, de 0.1 mg. por gota.

CONDICIONES DE ALMACENAMIENTO: Conservar entre 15 y 30°C.

MANTENER FUERA DEL ALCANCE DE LOS NIÑOS.

ANTE CUALQUIER DUDA CONSULTE A SU MÉDICO.

Para mayor información dirigirse al Departamento Científico de Grünenthal Ecuatoriana.

Importado por:

GRÜNENTHAL ECUATORIANA C. LTDA.

Av. Manuel Córdova Galarza - Km 61/2

Vía a la Mitad del Mundo (Pusuquí)

Apartado postal 17-17-075/Quito

Quito-Ecuador

www.grunenthal.com

cimeg@grunenthal.com.ec